Historia de la Guardaparque que custodia el Volcán Lanín.

Romina Domínguez concursó para ingresar a la Administración de Parques Nacionales como Guardaparque Nacional y la destinaron a cuidar la cara norte del volcán del Parque Nacional Lanín. Cómo es su trabajo con la pandemia.

Hasta no hace mucho, Romina Domínguez se levantaba a las seis de la mañana para tomar el primer micro que la dejaría en el trabajo. Después tomaba otro para ir a cursar, y recién a las once de la noche, llegaba a su casa. Eso era en la capital del país, cuando todavía no sabía que la vida y el trabajo en un ambiente natural podían ser una posibilidad para ella y su pequeño hijo. El impulso por la carrera de guardaparques comenzó a germinar en ella hacia el año 2009, al conocer la Península Valdés.
“Me llamó la atención ver a los guardafaunas y su relación con la biodiversidad que los rodeaba, me quedé con esa imagen. Entonces me propuse que yo también podía vivir y trabajar en los medios naturales, aportando a la conservación y a la gente. Me metí a la carrera y nunca más dejé de amar lo que hago”, explica Romina, que este año obtuvo el concurso público para ingresar a la Administración de Parques Nacionales de la promoción 31.Ahora se levanta y lo primero que ve al abrir la puerta de la vivienda de la seccional de guardaparque es la belleza incólume, inmensa y pacificadora de la montaña más preciada de la Patagonia: el volcán Lanín. En el medio está la ruta 60, y a dos kilómetros el cruce a Chile por el paso Mamuil Malal. La visión de Romi se apacigua con los manchones de tierra que deja entrever la nieve: es que el camino a la primavera se hace largo en esa zona, y el primer reverdecer se dará llegando al final de octubre. Además de una nevada extraordinaria de 1,70 metros, las consecuencias de la pandemia -en cierta medida-, han influido en el Parque Nacional Lanín.

Romina Domínguez llegó este año a ocupar el puesto de guardaparque

“No se ha visto modificación de fauna silvestre en cuanto a sus comportamientos; es decir, según la época del año, en el parque tenemos pumas, varias especies de aves, cauquenes, bandurrias. Y por el lado de los mamíferos, viven acá el zorrino patagónico, el peludo, el zorro gris y el colorado”, cuenta Romina. “Entiendo que es porque hay un análisis previo y bien hecho de los espacios que el hombre podía transitar sin impactar el medio; entonces los lugares intransitables y donde las personas no pueden ir, siguen protegidos y continúan su curso de vida natural”. Lo que sí nota Romina es una reducción del peligro en relación a los focos ígneos y a familias transitando zonas no permitidas porque hace dos semanas el lugar está cerrado a la circulación por Covid -19.

“Hubo aparición de casos en Junín y San Martín de los Andes, por lo que la visitación está cerrada por el momento”, argumenta, y agrega que, junto a su compañero de trabajo, “están aprovechando el tiempo para dejar todas las áreas del Parque en condiciones sanitarias para cuando se reabra el lugar”. “Aprovecho para hacer hincapié en que sigamos esforzándonos en mantener los cuidados mutuos y en decirle a pobladores que estamos preparando todo para recibirlos aquí cuando se pueda”, dice Romina.

Más adelante, la guardaparque describe la problemática faunística del Parque Nacional al mencionar lo que sucedió con el ciervo, un animal que no es autóctono de la zona. “El ciervo fue introducido por la gente que tenía estancias para cotos de caza. Al liberarlos como animales silvestres, han desplazado al guanaco, al huemul y al pudú, que sí son nativos del área natural; este desplazamiento se da por una competencia por el alimento”, argumenta la mujer. A eso se suma la impactación del chancho jabalí, que se come la semilla del pehuén y reduce su población. También, la introducción del visón americano para la industria pelera, está poniendo en riesgo la vida del pato de los torrentes (un emblema del Parque Lanín) al comerse sus huevos.

Por la equidad y los sueños

Romi tiene 31 años y vive con su pequeño hijo de casi tres en una de las casas al pie de la ruta 60. Al lado, viven el otro guardaparques con su mujer. “El rol que cumple tu compañero en esta profesión es clave, te convertís en familia”, relata Romina. “Nosotros con mi hijo llegamos primero y para mayo llegaron ellos y nos hicimos entrañables; funcionamos como una pequeña comunidad”, recalca, y agrega que, con su compañero, realizan en conjunto el trabajo de supervisión de sendas, auxilio de vehículos (que ahora no se da tanto por la prohibición de circular), la extracción de ramas; y las visitas a comunidades originarias (Chiquihuil, Atreuco, Painefilo y Linares). “Lo que más me gusta del lugar, son las diferentes visiones que se tiene de un mismo sitio. Junín y San Martín ofrecen una amplia oportunidad de desarrollar otras actividades para los pobladores de la montaña, y eso también es vital; tener un ejido urbano que ofrezca posibilidades de atención médica de calidad y educación gratuita. Lo resalto como mamá y como pobladora de la zona”, expresa la guardaparque.

Belleza inconmensurable: el Parque Nacional Lanín espera por la reapertura

Para Romi, el Lanín es como un amuleto. No por verlo todos los días deja de sentarse a admirarlo. Y así como hay quienes le piden a los dioses, u otros hablan con su psicólogo, la mujer es capaz de liberar su pensamiento más profundo, sólo en la intimidad de la ladera.

“La administración está acompañando este cambio de paradigma feminista. En este rubro que siempre fue un territorio tan de los hombres, ahora la planta de mujeres trabajando en Parques Nacionales ha alcanzado el 20%”, comenta Romina Domínguez. Y concluye: “Hay que seguir manifestándose y visibilizando cuestiones que se habían naturalizado; nosotras hemos formado un grupo de mujeres trabajadoras de parques, tratando de, todas juntas, lograr más reivindicaciones”.

Las mujeres ocupan el 20% de los empleos en Parques Nacionales

Fuente: LM Neuquen.

1 pensado en “Historia de la Guardaparque que custodia el Volcán Lanín.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *